domingo, 8 de abril de 2007

De otros mundos VI

Si pudiéramos repetirnos esto y llevarlo a la practica, tal vez, viviríamos mas tranquilos...



Señor nunca me des lo que te pida
Me encanta lo imprevisto, lo que baja
de tus rubias estrellas, que la vida
me presente de golpe la baraja
contra la que he de jugar.

Quiero el asombro
de ir silencioso por mi calle oscura,
sentir que me golpean en el hombro,
volverme, y ver la faz de la aventura

Quiero ignorar en donde y de que modo
encontraré la muerte. Sorprendida,
sepa el alma a la vuelta de un recodo,
que un paso atrás se le quedo la vida

Conrado Nalé Roxlo

8 comentarios:

Paz dijo...

Bellisimo , escribí algo similar , a lo impredecible y a la dicha de perderse para encontrar lo que tal vez en lo usual no hubiese visto .

Bellisima oración , Amen .

Paz/

freeway_flyer dijo...

que bello y que razon tiene, lo predecible,lo planeado,... pierde mucho ante la ignorancia de lo imprevisto que nos depara nuestro camino por la vida.
Aunque a veces en momentos de debilidad pedimos cosas predecibles con demasiada facilidad.
besos ff

oriana dijo...

Es difícil no querer que se nos conceda algo, pero AMÉN porque es muy cierto lo que dices.
Encantada de pasar por acá y encontrarme justo con esta oración.
;-)

Anamundi dijo...

La providencia quiere siempre y quiere bien. Respeta nuestro albedrío y sólo nos conmina a estar siempre preparados para el próximo paso.

Ciertamente, lo imprevisto, la aventura, es aliño en la vida.

¡Cuántas felicidades insospechadas y ni siquiera pedidas nos han salido al paso! También dolores, pero sin ese contraste la dicha no sería igual ni el alma decantaría su arenilla.

Estas palabras referidas a la existencia, me recuerdan mi paseo favorito: vagar sin rumbo, mientras más deconocido el lar, mejor. La sensación de libertad, de maravillas en espera, de posibilidades insospechadas es lo más revitalizador que conozco. Un verdadero caminar al interior de uno mismo.

Lo sentí en Madrid y en Barcelona. Soy opuesta a los paseos turísticos guiados, justamente por eso (aunque reconozco que en algunos destinos es imprescindible, como en nuestra Gran Sabana, pero son casos excepcionales). Ya sé que me habré perdido de mucho por desconocer su existencia, pero lo que disfruté sin horarios ni pautas es infinitamente más placentero para mí.

La libertad es el derecho más inalienable y el que más agradezco. Y, sin embargo, tristemente, algunos gobernantes se creen con potestad de secuestrarla, algo que ni el mismo Dios se permitió deparar para nosotros.

Abrazos,

Anamundi dijo...

Se me olvidó algo...

Gracias, por el lindo texto.

A veces yo dijo...

Paz: Gracias Paz, buscare en tu blog lo que has escrito, tal vez lo encuentre ahi, si no es asi, te pido me lo mandes para conocerlo, aunque ya intuyo su belleza.

FF: Cuanta razón traen tus palabras, ni mas ni menos. Gracias por estr aqui

Oriana: Bienvenida!! Te espero siempre que quieras pasar y te agradezco tus palabras y tu AMEN...

Anamundi: Lo que decis me llena de alegria y coincidencia, yo pienso igual, no he podido viajar much, todavía, pero en cuanto pueda hacerlo, asi será, con mi mochila al hombro dejando que mis pies y mi olfato me lleven sin pensar....
Gracias por tu incondicional apoyo...asi lo siento.

A todos: Gracias por estar aqui compartiendo mi mundo y la locura que afortunadamente, nadie me ha de quitar.
Los abrazo con el alma

*AntagoniSta* dijo...

Lo imprevisto, lo impredecible, lo sorpresivo... el asombro..., vaya! pequeños grandes milagros que nos resucitan!

que tengas una buen comenzar de semana Ceci, lleno de buenas sorpresas.

A veces yo dijo...

Gracias Antagonista...semana rara esta...un poco triste, pero ya nos iremos reponiendo, las fuerzas estan...auqnue a veces no parezca.
Un beso enorme!!!!