miércoles, 21 de marzo de 2007


Siempre tarde, siempre madrugada
me desmaya el sueño, no el cansancio
Siempre araño las fronteras del aprendizaje
y me quedo un paso mas atrás
sucintamente, con pena renovada,
casi rezando tu nombre en el alba.
Cae la firmeza de la que me creo capaz
ante la irrefutable verdad de tu silencio
Siempre tarde, siempre madrugada
la noche no es mas que un recuerdo
difunto refugio de la memoria
pinzas de hielo en la espalda
rumor de río lejano
muerte de lo no nacido
Si te pido una vez mas que claves tus ojos en los míos
voy a deshacerme sin remedio
si se enreda mi dedo índice en tu pelo
voy a diluirme en tu espacio sin tiempo.
Delira mi noche y grita sordamente
gime sin alivio y sin descanso
se enciende una luz, tal vez una esperanza....
Simplemente un día mas
que es
simplemente
un
día
menos

5 comentarios:

del amor, más allá dijo...

sal y haz lo que debas...te lo mereces.

Lulet dijo...

Sos una gra poetiza.

Te adoro, mujer!

Flor dijo...

Hermoso...
Ahora te linkeo así no me pierdo, ni te pierdo entre tanto mundo blogger.
Saludos :)

*AntagoniSta* dijo...

Y la noche tiene esos gritos desesperados, como tribu de palabras mutiladas...
y la sensación que aveces me gana es esa... sentir que anoche dos veces bajo la misma luna.

Intensas palabras de un respirar profundo.
Saludos y un beso abrazador.

*AntagoniSta* dijo...

sentir que anoche* = sentir que anochece