sábado, 31 de marzo de 2007

No pretendo

No pretendo que entiendas, como podría si ni yo misma entiendo de que va la cosa. Si un día me despierto y se me llena el pecho de aire nuevo y mis ojos no ven mas que colores vivos y mi boca conserva el gusto dulzón de la noche anterior y a la mañana siguiente no puedo levantarme y me pesa la vida y la cabeza duele y nado sin descanso en este río de dudas.
No pretendo que sepas el vacío que deja tu eclipse repentino, ni que duelen las manos cuando no pueden alcanzarte, ni la tímida queja que queda flotando en el espacio.
No pretendo que adviertas el deleite de toda mi extensión cuando te miro, ni que se van los dedos solos buscando acariciarte, ni que mis pies caminan en un solo sentido.
No pretendo que percibas siquiera lo que se gesta en mi cuerpo cuando te espero sabiendo que estas cerca, ni que sospeches lo que nace en mi pecho cuando me asaltan esas casi certezas que pocas veces fallan de tu lejanía incierta.
Si yo estoy como un faro enviando señales intermitentemente y vos sos un barco ciego en el mar de mi sangre.
Como puedo explicarte que no es el frío lo que me hace temblar cuando navegás mi cuerpo.
Como vas a saber lo que mi bata de toalla blanca te extraña si estás en tu cielo de vidrio.
Es imposible que tengas idea de la soledad que sentí al atravesar por primera vez sin vos el mismo pasillo que caminé mil veces sola, ni del silencio profundo que se escucha en este lugar en el que nunca estuvo tu voz.
Ni que Violeta Parra ya no quiera cantar de cartas ni de luchas, y que en una absoluta coherencia con su pensar se haya declarado en huelga...

5 comentarios:

*AntagoniSta* dijo...

Como puedo explicarte que la sensación me aceleró las pulsaciones.
como puedo explicarte que la armoniosa constelación de tus ideas me deja sin explicación.

Ay Ceci!!, como si midieras la ciclotimia de mi alma para darle siempre justo en la tecla!

un besote sin explicación!

Flor dijo...

Yo paso, te leo, recorro mil imágenes mentales... pero no puedo decir nada, todas las palabras son tuyas y lo dicen millones de veces mejor de lo que yo podría hacerlo.
Así que lo único que hago es mandarte un abrazo grande y pensar qué lindo sería que nos separe sólo una mesa con un mate arriba.

A veces yo dijo...

Antagonista: No hay casualidades, por algo todas nuestras almas vinieron a dar aqui, para que nos acompañemos y entendamos, para que nos identifiquemos y nos demos la mano ... a mi me pasa igual.
Gracias por venir siempre...me llena de sol en medio de tanta lluvia.

Flor: Que pases, me leas, me recorras, me enorgullece...Yo hago lo mismo y lo mismo me pasa con tus palabras.
Tus abrazos se me estan haciendo casi necessarios y tu idea del mate es una magica tentacion, yo tambien lo pienso...quizas...no muy lejos en el tiempo...me encantaria!!

Paz dijo...

Haces del camino de soledad recorrido un dia en compañia , un mensaje con el cual de alguna u otra forma nosotros ( los lectores ) nos identificamos .

Diria ; es delicioso leerte porque siento que voy contigo de la mano por el recorrido de tus letras.

Paz/

A veces yo dijo...

Paz: Y vamos juntas de la mano, no hay duda, y alo dije antes...por eso estamos aqui y no es casual...
Gracias por venir, siempre es un placer que entres ami casa, que es la tuya.