miércoles, 26 de enero de 2011

Una vez mas...Don Mario...

No es secreto para nadie la profunda admiración que siento por las letras de este maestro...cuanto sentí su "cambio de ropa" y el enorme agradecimiento por todo lo que nos dejó... Es tanto, que sería imposible elegir algún escrito por sobre los otros, pero ayer, paseando por allí, llegué a una casa amiga y encontré éste que hacia tiempo no leía...será que solo yo se por que...me llegó mas que otras veces...como suelo decir...él siempre lo dice mejor...

Si pueden, de paso, dense una vuelta por  ahi,   juro que vale el viaje...

http://oyendollover.blogspot.com/



Desde los afectos.              Mario Benedetti

¿Cómo hacerte saber que siempre hay tiempo?
Que uno sólo tiene que buscarlo y dárselo,
Que nadie establece normas salvo la vida,
Que la vida sin ciertas normas pierde forma,
Que la forma no se pierde con abrirnos,
Que abrirnos no es amar indiscriminadamente,
Que no está prohibido amar,
Que también se puede odiar,
Que el odio y el amor son afectos
Que la agresión porque sí hiere mucho,
Que las heridas se cierran,
Que las puertas no deben cerrarse,
Que la mayor puerta es el afecto,
Que los afectos nos definen,
Que definirse no es remar contra la corriente,
Que no cuanto más fuerte se hace el trazo más se dibuja,
Que buscar un equilibrio no implica ser tibio,
Que negar palabras implica abrir distancias,
Que encontrarse es muy hermoso,
Que el sexo forma parte de lo hermoso de la vida,
Que la vida parte del sexo,
Que el “por qué” de los niños tiene un porque,
Que querer saber de alguien no es sólo curiosidad,
Que querer saber todo de todos es curiosidad malsana,
Que nunca está de más agradecer,
Que la autodeterminación no es hacer las cosas solo,
Que nadie quiere estar solo,
Que para no estar solo hay que dar,
Que para dar debimos recibir antes,
Que para que nos den hay que saber también cómo pedir,
Que saber pedir no es regalarse,
Que regalarse es, en definitiva, no quererse,
Que para que nos quieran debemos demostrar qué somos,
Que para que alguien “sea” hay que ayudarlo,
Que ayudar es poder alentar y apoyar,
Que adular no es ayudar,
Que adular es tan pernicioso como dar vuelta la cara,
Que las cosas cara a cara son honestas,
Que nadie es honesto porque no roba,
Que el que roba no es ladrón por placer,
Que cuando no hay placer en las cosas no se está viviendo,
Que para sentir la vida no hay que olvidarse que existe la muerte,
Que se puede estar muerto en vida,
Que se siente con el cuerpo y la mente,
Que con los oídos se escucha,
Que cuesta ser sensible y no herirse,
Que herirse no es desangrarse,
Que para no ser heridos levantamos muros,
Que quien siembra muros no recoge nada,
Que casi todos somos albañiles de muros,
Que sería mejor construir puentes,
Que sobre ellos se va a la otra orilla y también se vuelve,
Que volver no implica retroceder,
Que retroceder también puede ser avanzar,
Que no por mucho avanzar se amanece más cerca del sol,
¿Cómo hacerte saber que nadie establece normas salvo la vida?




3 comentarios:

Llueve Rocío... dijo...

Te voy a confesar una cosa…

Hace mucho que conocí tu blog, pero por aquel entonces no lo actualizabas… Aunque todo lo que leyera me sonara un poco a “antes”, como abandonado, olvidado… Lo que leí me gustó tanto que guarde la dirección, y aunque no tenía ningún blog ni era muy a aficionada a ellos, de vez en cuando pasaba por aquí para volver a releer algo que me había gustado, para escarbar entre las entradas antiguas…Incluso una vez, hace ya más de un año, copié un poema tuyo en un foro redireccionandolo hasta aquí (http://tribunadeljurista.foroes.net/t854p15-poesia). Que volvieras a darle vida a esto rincón, sin conocerte, un regalo para mí. Que te molestaras en entrar a mi blog y escribir algo, era algo que nunca habría imaginado, pero que encima lo hagas todo con tanta sencillez y con esa luz que desprendes, haces que cualquier cosa que escribas sea de alguna forma “especial”. Y eso es algo de lo que me di cuenta desde la primera vez que entré aquí, y por eso memoricé tu blog, porque eres uno de esos fueguecitos que como diría Eduardo Galeno “no se puede mirarlos sin parpadear, y quien se acerca a ti, se enciende”.

GRACIAS.

Un abrazo.

Tomás Mielke dijo...

que Funámbula

vengo para darte las gracias por cuidar de mi hotel y saber de ti y ver que sigues con la gran admioración a uno de los grandes, mi amigo Mario

besos

Floren dijo...

Lindo para leer luego de un finde largo, en la compu de la oficina, con ganas de volar!